El primer título: La Copa del Rey de 1995

Era el primer título en la historia del Real Club Deportivo de La Coruña y, como tal, llegó de una manera especial. Fue una final que comenzó el 25 de junio de 1995 y concluyó el 27 en el Santiago Bernabéu. Fue la Copa del Rey del diluvio, la del gol de Alfredo y la de la venganza con el Valencia CF.

1480358354_287747_1480358992_sumario_normal.jpg

“Arrieros somos y en el camino nos encontraremos”. Con esa frase anunciaba la venganza Paco Liaño, portero del legendario ‘Súper Dépor’, tras uno de los penaltis más  famosos de la historia del fútbol, el de Djukic. El destinatario era un primado Valencia que evitó, con la parada de González en el último suspiro de aquella Liga, el primer título herculino. Solo un año después de aquel fatídico 13 de mayo de 1994, los hombres de Arsenio Iglesias tenían ante sí la oportunidad de desquitarse ante su reciente verdugo.

El 25 de junio de 1995 se presentaba, en un principio, como la fecha marcada para hacer historia. El Dépor se adelantó 1-0. Javier Manjarín se disfrazó del más listo de la clase y aprovechó un mal control del central Giner en la salida de juego ‘ché’  para, en el minuto 35 de partido, robarle el balón y cruzar al palo largo ante la salida de Zubizarreta. La ventaja blanquiazul se mantuvo hasta el 70, momento en que Pedja Mijatovic ejecutó, con precisión, una falta para devolver las tablas al luminoso con el 1-1.

final-de-copa-1995.jpg

Para ese momento ya el verde del madrileño Estadio Santiago Bernabéu contaba con una importante capa de agua, fruto de una progresiva lluvia que comenzó a aparecer a lo largo de la segunda mitad. La intensidad fue aumentando hasta desembocar en un increíble diluvio que volvió impracticable el terreno de juego. En el minuto 79:34 el granizo obligó a los protagonistas a correr para encarar un túnel de vestuarios ya inundado. El encuentro quedaba suspendido en un hecho sin precedentes.

La final se reanudó dos días después, el 27 de junio de 1995, con un bote neutral entre Donato y Roberto. Por delante un peculiar partido de diez minutos y medio donde el primer esférico se lo llevaron unos herculinos que, necesitando poco más de cincuenta segundos de juego, se volvieron a adelantar en el marcador. Alfredo Santaelena bajó del cielo con el pecho un servicio de Manjarín y, sin dejar caer el cuero, neutralizó los veinte centímetros de diferencia con Zubizarreta para cabecear el esférico a la red haciendo el 2-1.

Copa-1995_005

El equipo coruñés estaba muy cerca, esta vez sí, de hacer historia. Aguantó las últimas acometidas valencianas para, en el sobrepasado minuto 93, proclamarse Campeón de su primera Copa del Rey que inauguraba las vitrinas blanquiazules. Paco Liaño cumplió su advertencia y la venganza se cobró. El fútbol hizo justicia con una afición y un grupo de jugadores que, un año antes, habían pasado el peor trago de sus carreras deportivas. El primer título de la historia del club viajaba hacia Coruña.

 

Fer Romero de Paz (@FerRomeroDP)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s